Inicio Gangbangs Amateurs XXX Dogging en el coche con una rubia de 18 años

Dogging en el coche con una rubia de 18 años

7639
Este verano he hecho un dogging en el coche con una rubia de 18 años e hice un vídeo porno para que lo veáis. Conocí a esta rubia inglesa de 18 años en el Pacha de Benidorm, donde fui unos días a pasar las vacaciones de veranos en la casa familiar que tienen allí mis abuelos.
Como llevo mucho tiempo yendo, he hecho amigos con los que salir de fiesta y ya llevamos mucho tiempo haciéndolo.
En Benidorm es muy fácil salir follando de las discotecas, siempre hay inglesas o alemanas jóvenes que se desmadran en verano y se follan todo lo que les parezca mínimamente aceptable.
Una noche de estas tras varias copas y un par de pollos me encontré de bruces con una joven inglesa, nos cruzamos por la calle, le eché un piropo de los míos tipo obrero y para mi sorpresa me siguió el rollo.
Así que en menos de media hora estaba follándomela en la playa.
Me contó de sus 18 años, que había empezado a follar pronto y que estaba en una época en la que sólo le apetecía probar pollas, y cuantas más, mejor. Eso me lo contó porque la vi tan guarra mientras lo hacíamos que le bajé la cabeza para que chupara mi ano, lo cual hizo con absoluta maestría, para ver hasta dónde llegaba, y le dió la suficiente confianza como para contarme algo así al ver lo guarro que soy yo follando también.
Tras varios días follando como cosacos se acercaba la hora de su vuelta y se lamentaba en cierto modo de haber probado sólo mi polla esos días, que lo sentía mucho pero quería más.
Fue entonces cuando se me ocurrió una cosa, ya que yo quería seguir follándomela quizás estaría bien proponerle un dogging en el coche con un par de amigos más. De esa forma yo podría seguir follándomela y ella saciaría su sed de pollas en lo que quedaba de verano.
Se mostró reacia al principio pero le hablé claro, le dije mi intención de seguir follando con ella porque era brutal la conexión y mi intención de darle a probar un par de pollas más de dos de mis amigos y así vivíamos una experiencia todos, ya que para los cuatro sería nuestra primera vez.
Tras hacerme prometerle que le protegería si pasara cualquier cosa, aceptó la proposición y cuando más lo pensaba más guarra se ponía. Y así lo demostró cuando follando esa tarde no paró de decirme al oído cómo a comerse la polla de mis amigos y que quería hacerlo en público, montada en el coche para sentirse segura y con las pollas fuera sólo para ella.
Así lo organicé todo para esa noche, llamé a los dos mejores amigos que no dudaron ni un momento y elegí un sitio apartado que me sabía que por allí no pasa nadie.
El resto lo mejor es que lo veáis vosotrosa mismos, pues hice un vídeo porno para no olvidar nada de lo que allí pasó.