Inicio Jovencitas y Abuelos Embarazada desatendida se folla a su suegro

Embarazada desatendida se folla a su suegro

104418
Esta embarazada desatendida se folla a su suegro tras las repetidas negaciones de su marido, que la ve gorda y prefiere follar a putas mientras le dura el embarazo.
Una tarde no puede resistirse más, ya que su lívido está por las nubes. No se lo podía creer ni ella pero más de una vez se había sorprendida a si misma fantaseando con su suegro.
Su marido le había contado que su padre siempre duerme desnudo, y ella fantaseaba con entrar a la habitación a comprobarlo.
Esa tarde se decidió a pasar a la habitación a ver qué pasaba, y sus mejores deseos se hicieron realidad: Una polla conocida a la que poder follarse sin remordimientos, ya que al fin y al cabo, simplemente estaba haciendo una acción solidaria…follarse a una putita falta de meneo porque su marido no le atiende como es debido.
No duda en abrir la sábana para ver qué esconde el abuelo bajo los pantalones. Se queda gratamente sorprendida, es lo suficientemente grande como para hacerla gozar y lo mejor de todo, está durmiendo con la polla completamente tiesa.
Esa visión le hace estremecer y tarda poco en acercarse a esa polla dura y rodearla con los labios, darle un lametón con la lengua para notar su sabor y meter el capullo completamente en su boca para rodearlo con su lengua llena de saliva…lo que acaba de empezar va a tener que acabar.
El abuelo se despierta sorprendido, pero rápidamente se da cuenta de que no es un sueño, si no su sueño hecho realidad. Su polla está dentro de la boca de su nuera, la que siempre se había imaginado desnuda.
Una vez se da cuenta realmente de la situación, se levanta y procede a desnudarla para poder ver bien el cuerpo de esa jovencita embarazada desatendida desnuda. Ella se deja hacer, y entre risas empieza a ponerse cachonda porque su suegro es el primero que le dice lo buena que está en meses, aún estando a punto de parir.
Eso la decide a darle su culito, que no tarda en penetrar el abuelo poniéndola en la postura del perrito. Ella sigue un poco avergonzada, pero no puede evitar gemir al notar cómo la polla de su viejo suegro no para de entrar y salir de su coño, que cada vez está más húmedo.
El abuelo piensa que es momento de poner a su nuera boca arriba para poder ver su cara y sus tetas mientras se la folla. Con esta postura pueden hablarle y decirle cosasd a ella, que la hacen sonrojar y sentir cada vez más el placer hasta que no puede evitar correrse en esa postura, tras unas buenas martilleadas de su suegro.
él decide que es momento de sacar la polla y dejar el coñito de su nuera la leche en señal de agradecimiento, y es que, no hay nada más bonito que ayudarse los unos a los otros.