Inicio Borrachas Mamada callejera por mi amiga la guarra del pueblo

Mamada callejera por mi amiga la guarra del pueblo

1048

Consigo que mi amiga la suelta me haga una mamada callejera.

Esta es la historia de cómo conseguí una mamada callejera por la guarra del pueblo en plenas fiestas. En todos los pueblos está la típica a la que llaman guarra. Siemplemente suelen ser jovencitas sin complejos que deciden vivir su sexualidad a su manera sin importar lo que diga el resto. Su colección de amantes suele ser conocida, pues en los pueblos todo se sabe, así que sus escarceos suelen ser de dominio público. Yo soy un chico abierto sexualmente y nunca he tratado a ninguna chica de zorra por eso. Al revés, no sé cómo, siempre acabo haciéndome amigo de ellas. Algunas veces quedamos sólo como amigos, pero otras suele subir la temperatura tras los cubalitros y acabo consiguiendo follármelas o por lo menos que me hagan una mamada. Hoy vengo a enseñaros una pequeña grabación de la última que me trajiné.

Me corro en la boca de mi amiga en público

Quedamos como cada noche en el bajo de la peña que tienen alquilado. Allí empiezan a correr los cubatas y un poco más tarde, las rayas de coca. A mitad de la noche todo se desmadra y empieza la diversión. Como yo voy al pueblo a divertirme, dejo que las chicas se acerquen a mi, a ver qué tal la novedad. Esta vez se me acercó una jovencita morena de pelo liso, con una carita de ángel increible y unos labios que pedían besarlos a gritos. Una cosa ya sabéis que lleva a la otra, y sin saber cómo, me vi en un callejón recibiendo una mamada impresionante de aquella chica, que iba bastante borracha también. Lo grabé con el móvil cómo pude, pero sobretodo cuando llegaba el final. No parecía importarle que me corriese en su boca en plena vía pública. Cuando avisé que me corría, ella siguió con mi polla en su boca, y dejó caer todo mi semen dentro, el cual degustó y relamió hasta dejarme la polla limpia.